Esclavas De María Inmaculada | Premio Archival 2017
17733
single,single-post,postid-17733,single-format-image,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

Premio Archival 2017

archival2

14 Ene Premio Archival 2017

El pasado jueves, 11 de enero de 2018, de manos de José Luis Lliso Ruiz, presidente de Archival (Asociación para la recuperación de los centros históricos de España), nuestra superiora general, Hna. María Mato Carreira, recogía el Premio Archival 2017 concedido a la Madre Juana María Condesa Lluch por el auxilio abnegado en favor de las obreras de los talleres de seda del barrio de Velluters. Sor María agradecía este premio con las siguientes palabras:

Buenas tardes, con profunda emoción quiero agradecer en nombre de cada una de las Hermanas de la Congregación y en el mío propio, a ARCHIVAL, el reconocimiento y enaltecimiento de la figura de nuestra Fundadora, la Beata Juana María Condesa Lluch, por la labor emprendida de acompañar el caminar de las mujeres obreras, de auxiliar abnegadamente a las obreras de las fábricas de seda del barrio de Velluters de Valencia.
‘Desde Velluters… por ellas y para ellas’ es el título de una Exposición permanente, alojada en nuestra Casa Madre, que recoge el legado de esta gran mujer.
Velluters guarda en su interior las largas horas de desvelos de Juana María por las obreras, su preocupación por la dignidad de su vida, su solicitud por sacarlas de la pobreza a la que las llevaba el analfabetismo y la precariedad en que vivían…
Por ellas y para ellas entregó todo: su ser y su hacer.
Por ellas y para ellas arriesgó su vida en un proyecto descabellado, en sus inicios, para quienes estaban en la cúpula del poder social y eclesial, pero necesario y anhelado para quienes caminaban junto a los marginados de la historia: las mujeres y los niños.
Por ellas y para ellas Juana María supo abandonarse en las manos de Dios y seguir el dictado de su corazón: fundar una congregación religiosa que diese continuidad en el tiempo a su proyecto: acoger y formar a las mujeres obreras, y a sus hijos.
Hoy, 134 años después, su obra sigue vigente en el mismo enclave en el que comenzó: el barrio de Velluters. Donde se hunden las raíces de nuestra historia, diariamente acompañamos el caminar de muchas mujeres, de distinta procedencia, raza, cultura, religión… ellas vienen a nuestra casa, la Residencia Juana María, en sus inicios el Asilo Protector de Obreras, buscando una mano amiga que les ayude, impulse y estimule a vivir con dignidad. Nuestra misión principal, estrechamente enlazada con la evangelización, es promocionarlas laboral y socialmente, siguiendo el ejemplo de nuestra Madre.
La escuela gratuita que ella abrió para formar a los hijos de las obreras, con el transcurso de los años ha dado paso al Colegio Esclavas de María, en otro enclave de gente trabajadora de la ciudad.
Ambas obras, aquí en Valencia, son el fruto de la semilla que la Beata Juana María sembró con fe, esperanza y una ardiente caridad hacia el prójimo más necesitado.
Recibir este premio de manos de ARCHIVAL es para nosotras un gran honor por el reconocimiento de la labor discreta, humilde, constante y comprometida de quien quiso vivir ‘sin ruido, sin levantar polvo’, escribiendo la historia con la entrega de su vida: ‘Yo y todo lo mío para las obreras’.
Gracias. Muchas gracias.

Sin comentarios

Lo sentimos, el formulario de comentarios está cerrado en este momento