Esclavas De María Inmaculada | CORIRE, PERÚ
383
page,page-id-383,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-6.1,wpb-js-composer js-comp-ver-4.3.5,vc_responsive

C/ J. P. Vizcardo y Guzmán, 446
CORIRE – Majes (Arequipa)
Tfno. y Fax: 51 54 47 22 41
esclavascorire@hotmail.com
CORIRE PERÚ

Esta comunidad comenzó su presencia en Corire el 31 mayo de 2001. Corire es una población pequeña, de unos 4000 habitantes, que tiene a su alrededor 14 anexos los cuales suman en total otros tantos pobladores.

 


 

Nuestra labor aquí se desarrolla básicamente en la Residencia “Esclavas de María”, en el apoyo pastoral en la parroquia y en la Institución Educativa ”Juana María Condesa” y la atención a otras necesidades.

 


 

Visto el problema de la falta de cualificación profesional y la dificultad para encontrar empleo en nuestro entorno, comenzamos el funcionamiento del C.E.O. “Juana María Condesa” en el año 2002, que posteriormente se convirtió en C.E.T.P.R.O. (Centro de Educación Técnico Productiva) y actualmente se ha ampliado la oferta educativa con la apertura del IEST (Instituto de Educación Tecnológica Superior).

 


 

La Institución Educativa pretende organizar, formar y capacitar a grupos de jóvenes y adultos de ambos sexos con menos posibilidades de promoción de esta zona, que es eminentemente rural, impartiendo estudios de: Mecánica Automotriz, Mecánica de Producción, Construcción Civil, Administración, Industria del Vestido, Computación e Informática, Industria Alimentaria, Turismo…

 


 

Viendo la necesidad de alojamiento de las jóvenes que proceden de la sierra peruana y que quieren adquirir formación, desde abril de 2008 funciona en Corire la Residencia ‘Esclavas de María’ que acoge a las chicas venidas de la sierra para realizar sus estudios en la Institución Educativa ’Juana María Condesa’.

 


En todo momento y lugar procuramos que nuestra presencia siga el ejemplo de nuestra Madre, María Inmaculada, y su fiel hija, Juana María Condesa, y que nuestras tareas encuentren su fuente en Dios, como su origen, y tiendan siempre a Él, como a su fin.